Una de las cosas por las que más me preguntan a lo largo de las conferencias en Monterrey que doy, es acerca de cómo cambiar nuestro estado de ánimo para ser personas que se distingan por ser alegres, entusiastas y positivas ante las encrucijadas de la vida, este es un gran tema para mí porque estoy seguro de que somos los únicos que podemos influir en las cosas que nos rodean.

En algunas ocasiones, interrogo a la audiencia que me acompaña en mis presentaciones motivacionales diciéndoles: “¿Sabías que tú puedes decidir tu estado de ánimo?” Muchas personas al escuchar esto no saben qué decir y simplemente se quedan en sus butacas, sorprendidas o incrédulas mientras imparto mis conferencias en Monterrey y en toda la republica. Y lo cierto es que es impresionante darnos cuenta de todo el poder que posee nuestra mente y todas las cosas que somos capaces de lograr si nos lo proponemos y si la ayudamos con nuestro cuerpo, esto puede ser determinante para sentirnos felices, exitosos o tristes.

conferencias en Monterrey

Lo cierto es que pocos sabemos lo que podemos lograr solo con proponérnoslo. Según estudios médicos y psicológicos, desde la postura de nuestro cuerpo definimos el estado de ánimo que tenemos, algo que podemos cambiar desde el hecho de enderezarnos y adoptar otra posición diferente, para poder lograr sentirnos mejor, es decir, que somos nosotros los únicos que tenemos el poder de decidir cómo nos sentimos y en nuestras manos está el cambio.

Te propongo un ejercicio súper sencillo, te invito a observar a una persona triste e identifica cómo es su postura, te aseguro que vas a ver a una persona que camina con los hombros caídos, con la mirada hacia el piso y la espalda encorvada, seguramente arrastrando los pies y con un mal semblante. Ahora observa a una persona que esté feliz (de preferencia que se esté riendo) e identifica cómo es su postura, es muy probable que después de este ejercicio te puedas dar cuenta de que estará sonriendo, con la cabeza en alto y su espalda recta.

Puedes pensar que esto que te digo no es nada nuevo, es obvio que esas características tiene una persona triste y una feliz. Lo interesante aquí es que tú puedes lograr cambiar tu estado de ánimo simplemente decretándolo y pensando que así será, que todo lo que te propongas puedes lograrlo trabajando en tu ánimo  para alcanzar estas metas que siempre haz tenido en mente.

Te voy a explicar cómo funciona este cambio, para que puedas tener un punto del cual partir para tener otro tipo de ánimo, para esto te voy a pedir que hagas un ejercicio muy simple: intenta poner una súper sonrisa, enorme en tu rostro y mientras sigues sonriendo, intenta ponerte enojado, pero sin dejar de sonreír en grande. Inténtalo, enójate, enójate… Piensa en algo que de verdad pueda hacerte enojar mucho, ¿verdad que no se puede?

Esto que intentaste es una muestra de que el ánimo depende en buena medida de las ganas que le pongamos a mejorarlo. Te apuesto a que es imposible cambiar nuestro estado de ánimo sin cambiar nuestra postura o en este caso nuestra sonrisa. Es lo mismo si hicieras el ejercicio al revés, no vas a poder sentirte bien si estás llorando.

Estos estudios psicológicos de los que te he hablado nos confirman que si mantenemos una postura específica por más de tres minutos, nuestra mente logrará cambiar el estado de ánimo. ¿Cómo ves, lo intentamos? Es muy fácil ser felices y lo que la gente no sabe es que todo depende de lo que hacemos para sentirnos bien y de cuánto esfuerzo pongamos en serlo.

Mucho se habla (y en todos lados) acerca de la felicidad, existe un sinnúmero de libros y películas que tocan este tema tratando de encontrar sus orígenes, lo cierto es que me he dado cuenta de que ser feliz es un estado de ánimo, lo mismo que estar tristes, el cual puede modificarse, es decir, somos los únicos que podemos decidir.

La felicidad es algo que debe de venir desde el fondo de nuestro ser, no depender de los demás, ni siquiera de nuestra pareja o de cómo nos vaya de nuestro trabajo, independientemente de ellos debemos aprender a ser felices por nosotros mismos y decir cada día cuánto éxito queremos tener en nuestras actividades cotidianas, nosotros tenemos la llave de nuestro destino. Dejar en otras manos nuestra felicidad, sería como darles a otros nuestro más preciado tesoro, la fuente de nuestro poder.

Tenemos que volvernos los dueños de nuestros sueños, es nuestra responsabilidad poder cumplirlos y poder llegar con éxito a cada una de nuestras metas, así que, si el día de hoy quieres sentirte exitoso y feliz, actúa como si en ese momento te sintieras de esa forma, independientemente de que por dentro no estés sintiendo eso, aquí de lo que se trata es de jugarle un truco a nuestra propia mente para sentirnos como queremos. Inténtalo y cuéntame cómo te fue.

Los resultados de esta decisión serán inmediatos, no lo pienses más. Hoy tienes una nueva herramienta para cambiar un estado de ánimo negativo por uno positivo, por la felicidad. Claro, siempre y cuando tú quieras y decidas sentirte mejor. Como siempre la decisión es tuya.

Así qué me despido preguntándote: ¿Cómo te quieres sentir? Si deseas más información sobre las conferencias en Monterrey que doy a empresas y organizaciones, no dudes en ponerte en contacto conmigo, me encanta escuchar tus propuestas y poder ayudarte a encontrar la motivación que te hace falta a ti y a tu equipo.

Teclea lo que deseas buscar y presiona Enter